Reales Decretos sobre la bandera de la Generalísima (1835)

Melchor Ferrer (Historia del Tradicionalismo Español, Tomo VIII, Editorial Católica Española, Sevilla, 1946, pp. 12-15).

«La Infanta Doña María Teresa de Braganza, Princesa de Beira, que había quedado en Londres con los hijos de Carlos V, y de su hermana la Reina Doña María Francisca de Asís, y que estaba proporcionando elementos y recursos para las fuerzas que defendían la Legitimidad española, había mandado, por un oficial inglés que se prestó a ello voluntariamente, una bandera bordada por su hermana la difunta Reina, en la que destacaba la Imagen de Nuestra Señora de los Dolores (…).

Había llegado el regio y piadoso regalo a manos del Rey a fines de julio, y por R. D. el primero de agosto se dispuso que, declarada generalísima de los Reales Ejércitos la Virgen María Santísima, bajo la advocación de los Dolores, se celebrara la bendición de la enseña el día siguiente, 2 de agosto. El estandarte es de seda blanca y sobre él se halla bordada la Imagen de la Virgen de los Dolores, con la inscripción alrededor de “Generalísima del Ejército de Carlos V”, con cuatro flores de lis de oro en los ángulos; el reverso es de terciopelo grana; en el centro, el escudo de Armas Reales de España, con cuatro flores de lis de oro a su alrededor, y el resto de él, primorosamente bordado en oro. Este estandarte, conocido por los carlistas por la bandera de la Generalísima, fue entregado por un mensajero inglés que parece ser fue Lord Ranelagh, quien ingresó en el Ejército Real del Norte. Carlos V entregó la preciada enseña a la fuerza de caballería de su guardia de honor, constituida en escolta de la Generalísima, y tomó parte en las principales operaciones de la primera guerra civil y, según parece, corrió grave riesgo de caer en poder del enemigo en la acción de Huerta del Rey, en 1837, después de haber flotado victoriosamente en las jornadas de Huesca, Barbastro y Villar de los Navarros. Cuando la traición de Maroto, en 1839, la bandera fue salvada personalmente por Doña María Teresa, quien la llevó consigo a la cautividad, en Bourges, y al destierro, en Trieste. La conservó la augusta dama largo tiempo en la emigración y la entregó al nieto de Carlos V, cuando le hizo jurar defender la causa de la Tradición española. En la tercera guerra civil, Carlos VII confió su guarda al Real Cuerpo de Guardias a Caballo, el 7 de marzo de 1874, en Tolosa, de Guipúzcoa, y desde entonces, hasta el fin de la campaña, ondeó en las principales acciones y, muy particulamente, en la gloriosa jornada de Lácar. Después fue el principal ornamento de la sala de banderas del palacio Loredán, en Venecia.

El acto de la bendición del estandarte se verificó el 2 de agosto, en la iglesia de San Juan de la ciudad de Estella, revistiendo particular solemnidad. Asistió al acto el Rey, acompañado de su ayudante, el general Uranga. Fue bendecida por el vicario general castrense Don Juan Echevarría y la tuvo en la mano en el momento de la bendición el teniente general Maroto. Entre los concurrentes estaban el ministro de la Guerra, conde de Villamur, y el secretario de Estado, Don Carlos Cruz Mayor; el jefe de E. M. G., teniente general Don Vicente González Moreno, y entre los invitados, el teniente general conde de Casa Eguía, que hacía poco había llegado el Cuartel Real. En ese acto solemne pronunció una oración sagrada el P. Domingo de San José, carmelita descalzo, predicador del Rey. En el exterior de la iglesia, la Guardia de Honor de Carlos V rindió los honores correspondientes al estandarte como los había rendido al Rey, y el pueblo de Estella en masa se agolpaba para presenciar tan magnífica ceremonia. El Rey, con tal motivo, dio una alocución dirigida al Ejército al depositar el estandarte generalísimo en el regimiento de caballería de lanceros de Navarra, y por R. D. del mismo día 2 se dispuso que el estandarte con la Imagen de la Virgen de los Dolores no se rindiera a persona alguna, ni aun a la del Rey, ni hicieran más honores ni saludo más que el debido al Santísimo Sacramento».

Real Decreto sobre la Bendición de la Bandera Generalísima

Queriendo dar a mi valiente Ejército un nuevo testimonio que inmortalice su valor, acrisolada lealtad e inimitable decisión a favor de mis indisputables derechos al trono de mis augustos progenitores, y siendo el más noble, de más poderoso y suficiente influjo, un Estandarte que, tremolado en los campos de sus victorias, señale éstas doquiera que se encuentre, transmitiéndoles a la posteridad más remota, he resuelto que en el día de mañana, y a la hora de las ocho de ella, se celebre la bendición de él en la iglesia parroquial de San Juan, llevando por lema la divina imagen de la Virgen de los Dolores, generalísima de tantos fieles defensores de su fe, entregándose para su custodia al bravo Regimiento de Lanceros de Navarra, que, rivalizando en intrepidez y férvido entusiasmo con los demás cuerpos de mi ejército, se ha hecho acreedor a esta distinción.

Dado en el Real Palacio de Estella, a primero de agosto de 1835.- Rubricado de la Real mano.- A Don Luis de Villemur.

Real Decreto sobre la Bandera de la Generalísima

Declarada por mí Generalísima de mis tropas la Santísima Virgen de los Dolores, no he podido menos, movido de mi veneración y religiosa piedad, de distinguir con el título de generalísimo al Real Estandarte que lleva por lema aquella divina imagen, y por lo tanto he venido en resolver, como resuelvo y mando, que esta augusta y real insignia no se rinda a persona alguna, ni aun a la mía, ni haga más honores ni saludo que al Santísimo Sacramento.

Tendréislo entendido y dispondréis lo conveniente a su cumplimiento.

Real de Estella, 2 de agosto de 1835.- Yo, el Rey.- Al Conde de Villemur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s