Carta de Jaime III a Tirso de Olazábal (1912)

Mi querido Tirso: Tengo carta hoy de Feliú, y me manifiesta que por causa de sus ocupaciones en el Congreso probablemente no podrá asistir al traslado del general Ollo a Estella.

En este caso serás tú el que me represente.

Dirás de mi parte a mis queridos navarros cuánto siento no poder estar entre ellos aquel día, pero que mi pensamiento y mi corazón acompañarán los restos de aquel general, gloria de Navarra, gloria de España.

Lloró mi padre y lloraron sus voluntarios cuando cayó aquel héroe. Reunía aquel jefe militar disciplina, energía, inteligencia y valor.

Hasta el último momento supo vivir con Dios, con su Rey y con su Patria. Desangrándose por terribles heridas, murió como verdadero cristiano, y explicaba a su Rey los últimos detalles de sus planes y disposiciones de sus tropas.

Este ejemplo lo tendrán siempre muy presentes los que quieran seguir mi bandera.

Da un viva a España, a Navarra y a sus Fueros, que lo oiga desde aquí.

Dios te guarde, mi querido Tirso, como de corazón lo desea tu afectísimo,

Frohsdorf, 11 de junio de 1912.

JAIME

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s