Declaración de Don Carlos Hugo en Barajas (1976)

Declaración realizada a su llegada al aeropuerto de Barajas (Madrid) el 18 de marzo de 1976 antes de volver a ser expulsado del territorio español por el Régimen

El 19 de diciembre de 1968 fui expulsado de España por desarrollar actividades políticas en favor del establecimiento de las libertades democráticas.

Después de más de siete años de destierro y de un difícil y continuado trabajo político impuesto por este exilio, hoy regreso para seguir la tarea de dirigir el Carlismo y su Partido, así como continuar, ahora desde el interior, la lucha junto al Pueblo para alcanzar estas libertades.

El hecho de mi regreso, el de algunos miembros de mi Familia y el de muchos otros españoles tiene un significado muy peculiar. La actitud del Gobierno que permite cierta presencia política sin participación democrática a los que somos contrarios al sistema y a su dinámica, no quiere decir que en España se hayan establecido las libertades ciudadanas, sino que existe una necesidad y una exigencia de cambio.

Pero es indudable que para alcanzar las libertades tiene que producirse el cambio de todo aquello que obstaculice el ejercicio de la democracia para que sea el Pueblo el que, en uso de ese ejercicio, dedica qué régimen y qué forma de gobierno le corresponden. El Partido Carlista busca, conjuntamente con otras fuerzas políticas, este cambio a través de la ruptura democrática sin traumas y sin violencias.

Vuelvo para presidir el Carlismo y dirigir su lucha desde el interior del país.

Vuelvo para cumplir el compromiso que mi familia tiene con España.

Vuelvo para ponerme directamente al servicio de la sociedad española y de cada uno de los pueblos y nacionalidades que se debaten para alcanzar su libertad y autonomía dentro de una España Federal.

No vengo a plantear ningún pleito dinástico, pero tampoco me propongo renunciar a ninguno de los derechos y deberes que me corresponden.

Considero que hoy solamente existe un pleito entre la sociedad y la clase dominante que ejerce el poder autoritariamente. Resuelto este pleito será el Pueblo quien determine entre las opciones que las fuerzas políticas ofrecen.

La opción del Partido Carlista es la construcción de un Socialismo plural y de autogestión global dentro de un Estado Federal. En cuanto a la forma de gobierno, el Carlismo representa la alternativa de la Monarquía Socialista que presida el Estado Federal. Pero siempre será el Pueblo, en un proceso libre y autogestionario, el que decida aquella forma que mejor corresponda a sus ansias socialistas y democráticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s