Mensaje de Don Carlos Hugo a la I Asamblea Federal del Frente Obrero del Partido Carlista (1976)

Las circunstancias políticas que todos conocéis, me impiden estar con vosotros en la I Asamblea Federal del Frente Obrero del Partido.

Estamos asistiendo, mejor dicho, estamos protagonizando una de las mayores transformaciones de la sociedad. Transformación en la cultura, en la técnica, en los modos de producir, en la forma de responsabilizarse en las decisiones políticas; 40 años de dictadura no han logrado matar la conciencia del pueblo; 40 años de lucha desde la España subterránea y clandestina han hecho posible hoy forzar el cambio de unas estructuras opresivas y de un régimen represivo. Aún no estamos en la libertad, aún no estamos en la democracia, pero el camino que se está recorriendo conduce inexorablemente a la ruptura democrática. Ha sido el esfuerzo popular, cuyo motor es la clase obrera, lo que ha hecho posible estas esperanzas de liberación tan ansiadas. Pero todo no debe quedar en estas esperanzas y en estas conquistas ya alcanzadas. No podemos permitir que se malogren las esperanzas de futuro, por no mantener la lucha unitaria. Esto nos obligar a forjar aún más la unidad de la clase obrera en torno a la acción que conduce a los dos principales objetivos en estos momentos: la ruptura política y la ruptura sindical que llevan consigo el establecimiento de las libertades democráticas.

El momento nos exige una total entrega y sacrificio. El poder de la oligarquía está resquebrajándose, pero el esfuerzo por subsistir y mantener posiciones de privilegio hacen a esta clase oligárquica más peligrosa, porque siempre la queda el recurso a la violencia organizada y de nuevas manifestaciones del fascismo. Por eso lo más importante es la unidad de la clase obrera. Unidad ideológica y unidad de acción. Unidad ideológica para construir mañana el Socialismo, unidad de acción para hoy forzar la ruptura democrática. Así, la participación y el compromiso del militante en la lucha por la conquista de las aspiraciones de la clase obrera, debe darse en función de los principios socialistas. De otra forma no responderíamos a las exigencias de la causa obrera ni a la línea que tiene trazada el Partido.

Por estas exigencias unitarias, por esta situación política y socioeconómica que se da en las circunstancias actuales, el Partido se ha trazado su línea de actuación en función de estas demandas.

En lo que se refiere a la actuación en el campo sindical y obrero, no son las pretensiones del Frente Obrero del Partido el constituirse en un sindicato o en una organización obrera, sino que su fin es hoy el participar en la lucha a través de los organismos surgidos democráticamente desde la base. Estos organismos que nacen de una ideología común a toda la clase obrera, de unos principios socialistas y de unas determinadas condiciones de lucha, serán los instrumentos mediante los cuales la clase obrera alcanzará sus objetivos más inmediatos en esta etapa de ruptura y de cambio.

Tenemos conciencia y decisión plena para en cualquier momento rechazar toda clase de manipulación partidista que sobre estas organizaciones puedan ejercerse desviando sus fines y sus objetivos.

El Frente Obrero del Partido en su lucha solidaria con todos los demás militantes de la clase obrera debe observar y vigilar para que el proceso democrático de ruptura sindical no se transforme en el reparto de un botín entre las fuerzas que intenten erigirse en árbitros o protagonistas de este hecho.

El Movimiento Obrero no es un partido político pero sus militantes están hechos en la lucha política, fundamentalmente en esta etapa dictatorial. Por ellos los militantes de los partidos populares y de masas deben ser soporte, de hecho lo son y vanguardia de esa lucha para alcanzar las conquistas de la clase obrera que debe ser en definitiva, la única beneficiaria de este esfuerzo.

Mientras Comisiones Obreras responda a estos fines, los militantes del Frente Obrero del Partido Carlista quedarán integrados en esta organización.

Nuestro saludo fraternal, nuestra solidaridad, hacia todos aquellos que están dando testimonio en la lucha contra el capitalismo y contra el Estado opresor. Nuestro emocionado recuerdo hacia los que han dado su vida por la causa de la libertad y de la clase obrera. Un abrazo fraternal para los que todavía sufren la represión del Régimen dictatorial en las cárceles y en el exilio.

Tenemos el convencimiento de que el esfuerzo desplegado por el pueblo en su lucha hará saltar en pedazos las resistencias que todavía quedan en el trayecto que la clase obrera tiene trazado para alcanzar su libertad.

A todos, militantes carlistas y a aquellos compañeros de lucha que hoy nos acompañan en esta Asamblea Federal, mi saludo lleno de esperanza.

Por la libertad y el socialismo.

París, 25 de julio de 1976.

CARLOS HUGO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s