A los Jefes Regionales de la Comunión Tradicionalista (1970)

Julio de 1970.

El Carlismo, grupo político actuante, responsable del sentir de un amplio sector del pueblo español, debe ser portador de un programa político y de un plan de actuación en función de sus principios fundamentales, comunes a todos los hombres que forman la sociedad española. En el momento actual, el Carlismo en su dinámica política está presente y participa conjuntamente con el pueblo para constituir las bases democráticas del futuro. Este futuro será consecuencia de lo que hagamos hoy.

Nos movemos dentro de una situación política nacida del proceso del régimen totalitario imperante en nuestra Patria. Esta situación se caracteriza fundamentalmente por la ausencia de libertad en todos los órdenes: religioso, político, social, económico, regional. La falta de libertad produce reacción contra lo establecido y, por tanto, fuera de la legalidad. La observación de esta oposición nos evidencia la formación de una opinión pública, sobre unos presupuestos reivindicativos, y que van a negar la continuación del régimen. Esta oposición si no es construida con una base de fermento cristiano puede degenerar hacia tendencias marxistas y materialistas.

He aquí la responsabilidad de los grupos ideológicos o políticos que influyen sobre la sociedad. En la oposición, todos los grupos políticos que tengan unos principios comunes, deben dialogar o intentar formar a la sociedad, para construir el futuro entre todos los españoles. En cuanto a la juventud, que tiene tanta importancia para este futuro, se está formando por corrientes ideológicas que llevan nuevos conceptos atractivos para la lucha. Es una esperanza.

Como hemos dicho en distintas ocasiones, los caminos de actuación y de diálogo, son hoy los de las tres grandes libertades: Regionales, Sindicales y Políticas.

Nuestro proyecto político. El proyecto que ofrecemos a España estará fundamentado sobre la posibilidad de abrir los cauces para que discurran, con la participación de todos los españoles, estas libertades.

El Carlismo tiene la grave responsabilidad de ser fermento de esta sociedad y portador de soluciones concretas a los problemas de hoy. Para acometer este trabajo, confeccionar el proyecto y enriquecerlo con la actuación de todos los días, es necesario que revisemos nuestro esquema ideológico, nuestras estructuras y nuestros medios.

Debemos informarnos y formarnos para poder actuar con eficacia y seguridad. Hay que dialogar, puesto hay que conocer la ideología o intenciones de otros grupos políticos. No podemos condenar sin conocer.

Son nuevos los campos y las técnicas para la actuación y a ellos nos tenemos que adaptar. Hoy sin medios económicos no es posible llevar a cabo esta empresa. Debemos crear una conciencia de entrega entre todos los carlistas. Para ello, mediante un Decreto que daré a conocer en breve, crearemos el “Día de la Lucha Carlista” para que todos tengan la oportunidad de participar con su trabajo, su aportación y entrega económica.

El carlista debe tener conciencia de que está comprometido en una empresa política que nos conduce a la conquista del Poder.

El compromiso nace con la participación. Y esta participación la estáis efectuando en esta primera fase con el estudio en las reuniones que habéis desarrollado últimamente. En ellas habéis tenido la ocasión de discutir, aportar y corregir la línea política. Esto es clave. Hoy es el camino. Al que su conciencia no le permita seguir adelante con esta responsabilidad, puede retirarse lealmente. Y si lo juzga conveniente puede expresar su opinión y su razonamiento, que os aseguro será oído. Pero quiero hacer resaltar que serán oídos aquéllos que lo hagan por medios leales y de orden dentro de la disciplina, porque aquéllos otros que intenten confundir con procedimientos falsos y desleales serán rechazados con toda firmeza.

Hoy vivís el compromiso de los representantes del Carlismo ante la Dinastía. Compromiso entra la Dinastía y el Pueblo. Es grave la responsabilidad de todos. La mía es mayor porque llevo el peso de la decisión. Pero no os faltará. Cuando no pueda estar Yo, estará el Príncipe, que tiene toda mi autoridad.

FRANCISCO JAVIER

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s