Supuesto comunicado de Doña Magdalena de Borbón-Busset (1977)

Este comunicado, aparecido en La Vanguardia el 9 de marzo, supuestamente firmado por Doña Magdalena, que desconocía la lengua castellana, informa de que Don Javier había sido hospitalizado ocho días antes. Y afirma que por tanto era reprochable que Doña Cecilia lo hubiera sacado del hospital, en contra de las supuestas consignas de los médicos, con motivo de su Declaración del día 7. Sin embargo de ser cierto el contenido de este Comunicado sería igualmente reprochable que Sixto Enrique lo hubiera sacado del hospital para llevarlo a una notaría para la firma del Manifiesto del día 4. Curiosamente en la crónica periodística de Ignacio Amestoy de la firma del manifiesto, publicada en La Actualidad Española, n.º 1314 (7-13 de marzo de 1977), no solamente no se afirma que estuviera hospitalizado, sino que venía de pasar unos días en el campo. Llamativas contradicciones entre la crónica de Ignacio Amestoy  y el supuesto comunicado de Doña Magdalena.

Quiero expresar mi indignación por el hecho de que mi hijo Carlos Hugo haya sido capaz de acusar a su propio hermano, Sixto Enrique, de haber secuestrado a su padre, cuando precisamente, esta mañana a las 7,30 horas, y en contra de las consignas más estrictas recibidas de los médicos, nuestra hija Cecilia, de acuerdo con su hermano Carlos Hugo, se llevó a mi esposó fuera del hospital americano, centro en el que estaba hospitalizado desde hace ocho días, y donde yo he permanecido junto a él durante todo este tiempo, con el pretexto de acompañar a mi esposo a misa.

Quiero añadir, además, que es imperdonable qué Carlos Hugo no haya vacilado en arriesgarse a hacer salir del hospital a su padre, sin ningún respeto hacia su edad, ni tener en cuenta su estado de salud, para llevarle ante un notario desconocido, a fin de obligar a mi esposo a hacer una declaración a favor de Carlos Hugo, y contraria al auténtico tradicionalismo.

Para conseguir que mi esposo firmara esta declaración, Carlos Hugo no ha dudado en emplear los chantajes y presiones más innobles llegándole a decir que la vida de su hijo Sixto Enrique se vería amenazada si no firmaba esa declaración, sin haberle permitido regresar más que después de haber firmado este texto.

A última hora de la mañana, mi esposo pudo volver al hospital, a donde llegó visiblemente afectado y transtornado por el hecho de haber sido obligado por su propio hijo Carlos Hugo, a firmar un texto difundido en su nombre, y tan contrario a sus ideas.

Hago constar, que a partir de ahora, estoy decidida a utilizar sistemáticamente, todos los recursos jurídicos que estén a mi disposición, para preservar la salud de mi esposo, y la dignidad y el honor de mi familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s