Real Decreto de creación del Tribunal Supremo Vasco-Navarro (1836)

Ministerio de Gracia y Justicia.- Excelentísimo Señor.- El Rey N. S. se ha servido dirigirme el Real Decreto siguiente:

Habiendo tomado en consideración lo que en vista del informe dado por la Real Junta Gubernativa de Navarra, me habéis expuesto sobre el lamentable abandono, en que por efecto de la usurpación se encuentra la Administración de Justicia, primera necesidad de los estados y base más firme del Solio en los Pueblos de aquel magnánimo Reino, privado de su Real Corte, del Consejo Real, y Cámara de Comptos, y ansiando dar a mis fieles Navarros, modelo de lealtad, y de valor, una nueva muestra de la paternal solicitud, que me inspiran sus virtudes y heroicos esfuerzos, vengo en resolver, conciliando en lo posible con las urgencias y circunstancias del momento, la exacta observancia de los Fueros, que solemnemente he ofrecido conservar y que conservaré fielmente durante mi Reinado. Que hasta el feliz momento que confío en el Señor se aproxima en que todo el Reino de Navarra quede libre del ominoso yugo de la usurpación, hija de la impiedad anárquica, se establezca por ahora en Estella y para lo sucesivo en el punto que sea más accesible a los Pueblos y ofrezca mayores ventajas, un Tribunal Superior compuesto de un Decano que tendrá su gobierno y dirección, otros cuatro ministros y un fiscal con voto en los negocios en que no sea parte, y a los que me reservo nombrar, autorizando además al Decano para suplir, sólo provisionalmente, la falta de Ministros en algún negocio determinado con los Auditores de mi Ejército, y no habiéndolos disponibles, con letrados del país, de lealtad, de instrucción y de virtud; que este Tribunal administre justicia en lo civil y criminal, en segunda y tercera instancia, y en primera en los pueblos en que por fuero o por costumbre debe hacerlo la Real Corte, guardando en todo con la mayor escrupulosidad los fueros y leyes del Reino y sin variar en caso alguno lo que legalmente se practicaba en la época del fallecimiento del Rey mi amado hermano (q. D. g), y que limitadas sus atribuciones a lo puramente judicial y contencioso, la Real Junta Gubernativa continúe dirigiendo durante la actual guerra, como hasta aquí, la parte administrativa, económica y de hacienda, con todas las facultades que le están confiadas y ha sabido desempeñar con un celo de que estoy satisfecho, procurando ambas autoridades la mejor armonía; que los sueldos del Decano, ministros y fiscal sean respectivamente los mismos que disfrutaban en el último Reinado, percibiendo por ahora tan sólo la tercera parte, según está prevenido por punto general, y que, en fin, reunidos en Estella los nombrados para este Tribunal con la Real Junta Gubernativa, me propongan, con carácter de provisionales, los subalternos y dependientes que conceptúen de necesidad absoluta, con todo lo que crea oportuno para que recaiga mi nombramiento y aprobación soberana.

Tendréislo entendido y dispondréis lo conveniente a su cumplimiento. Está rubricado de la Real mano, Real de Elorrio 12 de marzo de 1836.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s