Archivo de la categoría: 1861 Juan III

El Partido Carlista y los Fueros (1915)

Fuente: Liburuklik

Eustaquio de Echave-Sustaeta (primer director del diario carlista El Pensamiento Navarro), Imprenta de “El Pensamiento Navarro”, Pamplona, 1915.

1915 El Partido Carlista y los Fueros

Existe una edición de 1914 con prólogo de Juan Vázquez de Mella.

Anuncios

“Carta a los españoles” de la Princesa de Beira (1864)

Aunque por mis cartas de 15 de septiembre y 30 de octubre de 1861, dirigidas a mi hijo Juan, se pudiera entender cuál debe ser nuestra conducta política en las actuales circunstancias, sin embargo, algunos desean mayores explicaciones para tener un norte seguro en los acontecimientos que pudieran de un día a otro presentarse. Con este fin se me hacen especialmente tres preguntas: Primera: ¿Quién es nuestro Rey? Segunda: ¿Qué pienso yo del liberalismo moderno español? Tercera: ¿Cuál será nuestra divisa para lo futuro? Aunque estas tres preguntas encierran un sinnúmero de cosas, trataré de responder a ellas con la mayor brevedad posible.

Y en cuanto a la primera pregunta, además de lo dicho en mis precitadas cartas, debo añadir que, supuesto que mi hijo Juan no ha vuelto, como yo se lo pedía, a los principios monárquico-religiosos, y persistiendo en sus ideas, incompatibles con nuestra religión, con la Monarquía y con el orden de la sociedad, ni el honor, ni la conciencia, ni el patriotismo permiten a ninguno reconocerle por Rey. Pues, desde luego, él proclamó la tolerancia y libertad de cultos, la cual destruye la más fundamental de nuestras leyes, la base solidísima de la Monarquía española, como de toda verdadera civilización, que es la unidad de nuestra fe católica. Sigue leyendo

Carta de la Princesa de Beira a Juan III (1861)

Mi muy querido hijo de mi corazón: El tierno cariño que siempre te he profesado, como a tus dos inolvidables hermanos Carlos VI y Fernando (q. e. g. e.) especialmente desde que huérfanos de vuestra querida madre, quedasteis a mi cuidado; y más que esto, el deber sagrado que contraje, casándome con vuestro querido padre, de miraros como a propios hijos míos, me ponen en la necesidad de escribirte ahora. Esto hago, mirando por tu bien Verdadero y el de nuestra familia, y para su salvaguardia de los derechos del trono de San Fernando y del bien general de nuestra amada España. Este bien no se puede conseguir sino por medio de la unión de todos los amantes de la justicia y de las verdades fundamentales del orden y de la sociedad. La unión sólo puede salvarnos; la desunión pone el triunfo en manos de nuestros enemigos.

Ahora bien: no hay duda de que no existe ya dicha unión entre ti y el gran partido monárquico religioso español. ¿Ha de ser perpetua esta división? Graves acontecimientos amenazan; la sociedad está desquiciada, y todo nos hace presumir un grave cataclismo social, y es urgente que cada uno conozca su posición. He aquí por qué yo, después de haber esperado mucho tiempo, y correspondiendo a las continuas instancias que se me han hecho, me he decidido, al fin, a escribirte, manifestándote lo que me dicen muchos españoles de conocido patriotismo e influencia, unos emigrados, otros residentes en España. Sigue leyendo

Breve antología de Carlos VII

Yo me debo a mi mismo y a tantos como se han sacrificado por nuestra familia y conservan en sus corazones el principio de la legitimidad, el mantener intactos mis derechos. El partido carlista exige, con justa razón, saber quién es hoy su jefe; y si V., renunciando a sus derechos, no quiere serlo, lo soy yo desde aquel momento.

Carta del príncipe Carlos a su padre Juan III (Septiembre de 1866)

Os hago saber que he decidido adoptar, y por la presente adopto, el título de incógnito de Duque de Madrid, que a imitación de mis venerados abuelo y tío Carlos V y Carlos VI, al adoptar, respectivamente, los de Conde de Molina y de Montemolín, el 18 de mayo de 1845, llevaré, mientras la Divina Providencia, en sus inescrutables designios, no me llame al Trono de mis mayores que, por la renuncia paterna de esta fecha, me corresponde de derecho.

Real Resolución comunicada a sus consejeros (3 de octubre de 1868) Sigue leyendo

Carlos VII y el legitimismo francés

Real Resolución comunicada a sus consejeros sobre la adopción del título de Duque de Madrid (1868; fragmento)

Entiendo asimismo mantener, por este acto, todos mis derechos al Trono de España y loseventuales al de Francia, si la rama primogénita, representada hoy por mi Augusto Tío Enrique V (q. D. g.), llegara a extinguirse, así como todos los demás derechos de mi familia en lo presente y en lo futuro.

(París, 3 de octubre de 1868)

Sigue leyendo

Jefe de la Casa de Borbón

La Jefatura de la Casa de Borbón, no es ningún Título de señalamiento, y de hecho es independiente del carlismo español, ya que funciona con una lógica estrictamente dinástica. Dado que tras el fallecimiento de Enrique V de Francia, Conde de Chambord en 1883, varios de los reclamantes carlistas de la Corona española fueron Jefes de esta Casa, así como reclamantes legitimistas de la Corona francesa, incluimos este título en esta sección. Por este motivo por ejemplo Jaime III de España (y I de Francia) usaría el título de Duque de Anjou. Sigue leyendo

Conde de Montizón

El Condado de Montizón es el título de incógnito (y de señalamiento desde 1861) que adoptó Juan de Borbón y Braganza en 1845 y que continuó usando tras convertirse en reclamante legitimista de la Corona española en 1861.

El título hacía referencia a la localidad jiennense del mismo nombre, antigua encomienda de su padre. Esta elección tenía una intencionalidad reivindicativa pues la encomienda, al igual que el resto de los bienes de Carlos V, fue confiscada por el Estado tras el primer levantamiento carlista de 1833. Sigue leyendo