Archivo de la etiqueta: Juan Vázquez de Mella y Fanjul

Carta de Don Carlos Hugo al presidente del “Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella” (1961)

Bonn, 8 de junio de 1961

Querido Claro Abánades:

Celebramos hoy el centenario de Juan Vázquez de Mella. Me hubiera gustado la invitación que personalmente me hiciste hace unos días. Quiero, con esta carta, participar en la labor de los Círculos que llevan el nombre de un amigo que tanto te ha querido.

En los centenarios se acostumbra a rodear a las figuras de una aureola idealizadora que a la vez que las hace inaccesibles, aleja su doctrina de toda fecundidad para el presente. Ante otros, Mella aparece como un «católico militante y fervoroso patriota», con una personalidad empobrecedora, digna de respeto, pero circunscrito a un momento histórico. Sigue leyendo

Anuncios

El caso Feliú y el dominio de Mella en el partido carlista en el período 1909-1912 (1997)

1909-1912 El caso Feliú y el dominio de Mella

Trabajo de Juan Ramón de Andrés Martín (1997).

Publicado en revista Espacio, Tiempo y Forma. Sigue leyendo

Los hijos de Roberto de Borbón-Parma (1925)

Los seis hijos varones del segundo matrimonio de Roberto de Borbón-Parma, duque de Parma e Infante de España.

Fotografía de 1925. De pie, de izquierda a derecha: Luis (1899-1967), Félix (1893-1970), Renato (1894-1962), Cayetano (1905-1958) y Javier (1889-1977). Sentado: Sixto (1886-1934). Sigue leyendo

Manifiesto de Jaime III disolviendo la Junta Central (1919)

Fuente: El Correo Español: Augustas palabras, 17 de febrero de 1919, página 1.

A mis queridos jaimistas:

Hace pocos días, apenas recobré mi libertad, de la que me había privado durante más de tres años mi forzada residencia en Austria, os dirigí mi saludo y os manifesté mi confianza.

Me entero con profundo desagrado que hay quien trata de desvirtuar el alcance de mis palabras y desnaturalizar su significado. Sigue leyendo

Manifiesto de Jaime III desautorizando a los mellistas germanófilos (1919)

Fuente: El Correo Español: Mensaje augusto, 11 de febrero de 1919, página 1.

A mis leales:

La guerra, la más sangrienta que hayan presenciado los siglos, me ha incomunicado con vosotros y puede decirse aislado del mundo entero.

Retenido en Austria tres largos años sin haber obtenido respuesta en todo ese tiempo a las repetidas cartas escritas por mí a los encargados de dirigir la opinión de nuestra Comunión, privado de la lectura de periódicos españoles, he tenido que vivir dolorido y silencioso en los momentos en que más necesidad y mayores deseos sentía de comunicarme con vosotros. Sigue leyendo

Carta de Jaime III a Pedro Vives para «Monarquía Federal», de Barcelona (1912)

En octubre de 1912, Don Jaime publicó un escrito en el nuevo semanario jaimista Monarquía Federal, de Barcelona, en el que recomendaba: «No hagáis de un semanario político un púlpito, pero hablad siempre en católico dentro de los principios de nuestra Bandera. Los asuntos religiosos dejadlos para las revistas católicas propiamente tales (…) Educad y enseñad al pueblo nuestros principios y preparadlo para las luchas modernas de la vida y del trabajo, única manera de salvar la Patria y la Legitimidad». Vázquez de Mella, por entonces, acusó a Don Jaime de «cesarista» en una carta privada a Francisco Melgar, afirmando: «¡Cuando la prensa sectaria arrecia más, callarse nuestra prensa! (…) ¿Debemos esconder a Jesuscristo en un rincón, el primer lema de la bandera en las sombras para que el público no se entere de que la representa un impío?». Sigue leyendo

Manifiesto de Jaime III recogiendo la herencia de su padre (1909)

Tras el fallecimiento de su padre, producido el 18 de julio de 1909, Don Jaime confirmó como jefe delegado, máxima responsabilidad por entonces del Partido Carlista en España, a Bartolomé Feliú Pérez, nombrado por su padre unos días antes de morir, y encargó inicialmente a Juan Vázquez de Mella su secretaría, que se trasladó a su residencia, el castillo de Frohsdorf, con el fin de redactar el que debería ser el primer manifiesto de Don Jaime como Rey Legítimo. Este manifiesto se suponía que debía ser una actualización del programa político del Acta de Loredan, especialmente en relación a «la cuestión social que había tomado volumen desde 1897» y «la irrupción, en la vida política, de los regionalismos». Sin embargo tal manifiesto no llegó a redactarse nunca ya que «Don Jaime insistía diariamente para comenzar el trabajo, y Mella diariamente lo dejaba para el día siguiente». Desde entonces la relaciones entre Don Jaime y Vázquez de Mella nunca serían buenas. Finalmente dirigió su primer Manifiesto a los carlistas el día 4 de noviembre de 1909. (Melchor Ferrer, Historia del Tradicionalismo Español, Tomo XXIX, Editorial Católica Española, Sevilla, 1960, p. 30).

Sigue leyendo