Archivo de la etiqueta: Manuel Polo y Peyrolón

Manises por Don Carlos (2018)

Horta Noticias

08/10/2018

Vicent Morellà Fuset

Mientras quede un brazo que mueva una honda,

mientras queden piedras en los pedregales,

mientras tenga ramas esta vieja fronda

donde cortar picas para tus zagales,

mientras en tu pró se mueva una lanza,

Rey, para tu gloria hay una esperanza.

Ramón del Valle-Inclán (1866-1936) en Voces de gesta (1911).

Estos versos de Valle-Inclan hace referencia al movimiento político más antiguo de toda Europa: el carlismo. Por ello, la historia contemporánea de España no se puede explicar sin su aparición, auge, declive y supervivencia. Nombres como Zumalacárregui, Ramón Cabrera, Aparisi y Guijarro, Cucala, Carlos VII, los Requetés o Montejurra han quedado en la memoria colectiva de todos los españoles y en nuestro folclore. Y al nombrarlos, evocamos a los Boinas Rojas; aquellos Voluntarios que dieron sus vidas y haciendas por la instauración de una monarquía católica, foral, social, tradicional y verdaderamente representativa. Sigue leyendo

Anuncios

Acta de Loredán (1897)

Fuente: El Correo Español: Conferencias en el Loredán – ACTA POLÍTICA26 de enero de 1897, pp 1-2.

CONFERENCIAS EN EL LOREDÁN: ACTA POLÍTICA

La situación de España

Terminaba el año 1896, época triste para España, porque, mal comprendida y peor gobernada, gastaba sus portentosas energías e iba consumiendo sus generosos recursos, a semejanza del torrente que, despeñándose sobre roca de basalto, extiende después las ondas por cauce de arena, que filtra el caudal de sus aguas, como antes se precipitaron infructuosas desde la altura, para ni socabar siquiera el lecho de la cascada.

Con la amargura en el corazón, con una tormenta en el pensamiento, con un tropel de decepciones ante la práctica oficial y un grito de protesta en el ánimo, vivía el carlismo sin entregarse al desconsuelo, porque siempre la fe alumbra nuestras almas; porque ante nuestros ojos desfila de continuo la incomparable epopeya de nuestra historia; porque conocemos hasta la admiración y amamos hasta el delirio al pueblo español, invencible en su acometida, infranqueable su resistencia, pródigo de sus tesoros, que así por emblema del voto nacional ha pintado en sus banderas la franja de oro con que brinda las riquezas de su trabajo entre dos bandas de sangre, con que regó el mundo en servicio de la fe y en gloria y defensa de la Patria. Sigue leyendo