Archivo de la etiqueta: Pedro Vives

Espada de Jaime III (1911)

El 15 de enero de 1911 una comisión carlista, presidida por Manuel de Llanza, X Duque de Solferino, acudió al castillo de Frohsdorf, residencia de Don Jaime de Borbón, para hacerle entrega solemne de esta espada de honor.

En la actualidad forma parte de los bienes del Partido Carlista cuya entrega fue paralizada ante la deriva del polémico y hasta ahora decepcionante Museo del Carlismo, en el cual sin embargo se encuentra una copia.

Sigue leyendo

Anuncios

Carta de Jaime III a Pedro Vives para «Monarquía Federal», de Barcelona (1912)

En octubre de 1912, Don Jaime publicó un escrito en el nuevo semanario jaimista Monarquía Federal, de Barcelona, en el que recomendaba: «No hagáis de un semanario político un púlpito, pero hablad siempre en católico dentro de los principios de nuestra Bandera. Los asuntos religiosos dejadlos para las revistas católicas propiamente tales (…) Educad y enseñad al pueblo nuestros principios y preparadlo para las luchas modernas de la vida y del trabajo, única manera de salvar la Patria y la Legitimidad». Vázquez de Mella, por entonces, acusó a Don Jaime de «cesarista» en una carta privada a Francisco Melgar, afirmando: «¡Cuando la prensa sectaria arrecia más, callarse nuestra prensa! (…) ¿Debemos esconder a Jesuscristo en un rincón, el primer lema de la bandera en las sombras para que el público no se entere de que la representa un impío?». Sigue leyendo

Discurso de Jaime III a los representantes catalanes (1911)

En el castillo de Frohsdorf, el 15 de enero de 1911.

Recibo con satisfacción, diré casi con orgullo, la soberbia joya que en nombre de mis leales acabáis de entregarme, y en la que habéis gravado vuestros tres amores: Dios, la Patria y el Rey. Escogisteis una espada, y habéis elegido bien; en ella está la cruz. Símbolo es de la autoridad, de la fuerza y de la justicia. Con el favor de Dios, vuestro legendario heroísmo y la cooperación de aquellos que anhelan el resurgimiento de la Patria, podremos restaurar el régimen que la hizo grande, próspera y feliz durante tantos siglos, y haremos que cesen las amarguras del gran Pontífice, nuestro amantísimo Pío X. Sigue leyendo