Archivo de la etiqueta: Ramón Cabrera y Griñó

Carta de Cabrera a la Princesa de Beira, desaconsejando nuevas aventuras bélicas (1866)

Publicada en el libro La cuestión Cabrera, de José Indalecio Caso, Madrid, 1875.

Señora: He tenido el honor de recibir las cartas de V. M. de 4 y 17 del corriente. Mi hermano Felipe no me ha escrito ni se donde se halla, por lo que ignoro en que términos se expresó con V.M.; pero es de suponer no se habrá separado de las instrucciones que le di.

Sea como fuere, debo ser claro y explicito, tanto por el respetuoso afecto que hácia V. M. tengo, como mi propio carácter de franqueza y lealtad. Con sentimiento, pues, me atreveré á decir a V.M. que, como regla general, la marcha política que se sigue no puedo aprobarla, porque no es otra cosa que la repetición y la rutina de lo que se viene siguiendo hace más de la cuarta parte de un siglo, y cuyos resultados fueron nulos, y lo peor en ocasiones fatales. Esto solo debiera haber bastado para cambiar de rumbo y seguir otro camino, á fin de rehacer nuestro partido fraccionado, desanimado y hecho pedazos, inoculándole nueva sangre, y con ello nueva vida con otros elementos. Sigue leyendo

Anuncios

Carta de Cabrera a Carlos VII presentando su dimisión de la dirección del Partido Carlista (1870)

Publicada en el libro La cuestión Cabrera, de José Indalecio Caso, Madrid, 1875.

Señor: La lectura de los autógrafos de V. M. de 27 de febrero y 14 del actual mes, combinada con lo que de palabra V. M. se dignó decir á D. Miguel Losada en contestación á la mision que de mi parte llevaba cerca de V. M., me obliga á molestar su alta atención con el contenido de esta carta.

V. M. sabe que toda mi vida la he dedicado á cooperar á el triunfo de la legitimidad, que soy antiguo, muy antiguo en el partido, y por la participación que en sus trabajos he tomado siempre y por la posición que para la práctica de esos mismos trabajos he ocupado en todas ocasiones, me he encontrado y encuentro en situación de conocer el carácter y circunstancias de todos y cada uno de los hombres que como yo, han jugado en él en todos tiempos. Sigue leyendo