Real Decreto sobre los nombramientos de Jefes (1934)

Melchor Ferrer (Historia del Tradicionalismo Español, Tomo XXX, Volumen I, Editorial Católica Española, Sevilla, 1979) señala «como importante el Decreto del 4 de enero de 1934, por el que se suspendía la designación de los presidentes de las Juntas Regionales, Provinciales y de Distrito que se venían haciendo por elección, quedando en lo sucesivo el nombramiento de los Jefes nombrados por el Rey o por el Jefe Delegado. Como se ha visto en el tomo anterior, esta modalidad de nombramiento por elección había sido adoptada por Don Jaime a petición de la Asamblea de Zaragoza de 1921» (p. 84). Así en el Carlismo se produjo un importante retroceso democrático en favor de un modelo organizativo más centralizado.

Melchor Ferrer (Documentos de don Alfonso Carlos de Borbón y de Austria-Este, Editorial Tradicionalista, Madrid, 1950, p. 235):

Disposición sobre los nombramientos de Jefes

Considerándolo de provecho para nuestra Santa Causa, vengo en decretar que los Presidentes de nuestras Juntas Regionales, Provinciales, y de Distrito no deben ya más ser nombrados por elección, sino por nombramiento dado por los Jefes Regionales o Provinciales (allí donde éstos no dependen de Región) o de un Jefe Delegado mío, si yo lo dispusiere; y por estos Jefes deberán también ser aprobados los reglamentos antes de ser presentados a la Junta Central Delegada de Madrid.

Las Juntas seguirán siendo nombradas por elección, excepto sus Presidentes según arriba declaro.

4 de enero de 1934.

ALFONSO CARLOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s